Personal training

Se denomina forma física a la capacidad del cuerpo humano para satisfacer las exigencias impuestas por el entorno y la vida cotidiana. La forma física es un estado del cuerpo y de la mente que ayuda a desarrollar una vida dinámica y positiva y es posible que afecte a casi todas las fases de la existencia humana. Fuerza muscular, energía, vigor, buen funcionamiento de los pulmones y el corazón, y un estado general de alerta, son signos evidentes de que una persona goza de buena forma física. Esto suele calcularse con relación a expectativas funcionales, es decir, lo normal es realizar pruebas periódicas que miden la fuerza, resistencia, agilidad, coordinación y flexibilidad. También se emplean las pruebas de estrés (usando un ergómetro, por ejemplo), que evalúan la respuesta del cuerpo al estímulo físico potente y sostenido. 

¿Qué es un entrenador personal?

Un entrenador personal es un educador que nos enseña a desarrollar unos mejores y más saludables hábitos de vida por medio de un óptimo entrenamiento y una correcta alimentación.

Para ser un buen entrenador personal debe disponer de nociones de fisiología, nutrición, metodología y planificación del entrenamiento; desarrollar una formación constante, dominar las técnicas y herramientas que existen dentro del entrenamiento y estar al día en las técnicas de motivación y servicio a los clientes. Y con la máxima capacidad de estar atento y sensible a las necesidades de sus clientes.

Los principales motivos por los que los entrenadores personales tienen ventajas sobre el resto de opciones son:

  • El cliente logra más rápido y con menos esfuerzos sus objetivos, sean de deporte rendimiento, deporte de base, salud, apariencia corporal o simplemente por bienestar.
  • Máxima eficacia, mínimos riesgos.
  • El cliente no tiene que perder el tiempo en desplazamientos, elige la ubicación que le sea más cómoda (en casa, en un parque cercano, en el gimnasio del barrio,…)

Un entrenador personal te anima, ayuda y motiva, disfrutando más de la actividad y evitando la principal causa por la que se abandona la misma.